• Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira

Precandidata a Presidente 2019

Con la fuerza de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Una de Nosotros



Arde Estados Unidos


por Federico Dertaube

Editorial de la semana en Izquierda Web


En el quinto día de movilizaciones masivas consecutivas en Estados Unidos, con el desafío de masas en la calle a los toques de queda y la represión y la radicalización inmensa de la movilización en repudio al asesinato de George Floyd, podemos decir que ha comenzado una rebelión popular como no se ha visto allí en más de cuatro décadas.

Podríamos estar en puertas del mayor ascenso de la lucha de clases en Estados Unidos desde la década de los 60’.

Si las rebeliones como consecuencia del capitalismo voraz se daban centralmente en el tercer mundo, ahora lo que hay de tercer mundo en la principal potencia mundial se abre paso en Minneapolis, Nueva York, Los Angeles y todas las grandes ciudades llenas de trabajadores negros, latinos, inmigrantes…

Es ineludible pensarlo: estamos frente a un hecho histórico, uno de esos acontecimientos que marcan un antes y un después. Las cosas no podrán ser como antes, la historia acaba de dar vuelta una página.

El asesinato de George Floyd fue la chispa que encendió la pradera, y la pradera es inmensa.

Estados Unidos viene de décadas de regresión neoliberal, de azote brutal de la opresión racial y nacional, de retrocesos en las conquistas de los trabajadores, precarización laboral y aumento de la explotación. Con la pandemia, se suman ahora decenas de millones de despidos. Sobre la base de ese orden interno es que Estados Unidos se sigue sosteniendo como primera potencia mundial. Ese infame orden es el que ha sido puesto en jaque por la movilización.

Para agravar las cosas, el gobierno fascistoide, descaradamente imperialista y racista de Trump ha descargado de manera artera y genocida la crisis de la pandemia sobre las masas populares: con más de cien mil muertos, Estados Unidos se lleva el primer puesto en el podio de las catástrofes del Coronavirus. La insoportable loza de opresión tradicional sobre los oprimidos ha centuplicado su peso por la pandemia.

El segregacionismo y la opresión racial en los Estados Unidos, que se presenta aun hoy a sí mismo como el país de la libertad y las oportunidades, es una realidad que día a día parece ser parte necesaria de la vida para millones. Las cotidianas humillaciones y sufrimientos de millones de personas tienen un arraigo tan profundo en las relaciones sociales capitalistas del imperialismo norteamericano que por momentos hasta pareciera no existir.

La opresión racista se expresa en todos los índices sociales: la proporción de negros pobres, el porcentaje de gente de color en las cárceles, los números de muertos por la pandemia, los abusos y asesinatos policiales en las calles de la ciudad de todos los días. Pero detrás de los números y las estadísticas, hay millones de oprimidos sufrientes que acumulan odio por esta vida arrastrada día tras día. Ese odio es el que acaba de estallar.

A la opresión racial histórica se le ha sumado la inmensa crisis económica, que es ya la más grande desde la Gran Depresión, el derrumbe de las condiciones de vida de amplias masas, la extensión casi sin precedentes de la desocupación en apenas unos meses, las miles y miles de muertes evitables por Coronavirus y, no menos importante, la provocación de que un descarado racista y reaccionario como Trump esté en la Casa Blanca.

La rebelión es un inmenso alegato contra el capitalismo estadounidense del siglo XXI, con su descarada y desnuda opresión racial y social, y las masas en lucha en estas horas se convierten en juez y fiscal de los crímenes de los que son víctimas.

La rebeldía venía levando en los incipientes movimientos de lucha y cuestionamiento de la juventud y los oprimidos de los últimos años: el movimiento Black Lives Matters, las movilizaciones del movimiento de mujeres, las luchas de los jóvenes trabajadores precarizados, la simpatía que despertó la campaña de Sanders.

Ya era un hecho histórico que en Estados Unidos creciera entre las nuevas generaciones las simpatías por el “socialismo”, aunque fuera uno todavía informe y sin organización propia. La campaña de Bernie Sanders logró su principal impulso sobre ese fermento caliente entre las nuevas generaciones, más allá de que no ha constituido un partido propio y capituló a Biden recientemente. Evidentemente, amplias franjas de sus simpatizantes no veían como perspectiva ganar las internas demócratas. A su vez, más allá de su reformismo, el crecimiento de los DSA (demócratas socialistas de América), que pasaron en algunos años de algunos cientos de miembros a decenas de miles, expresa la creciente radicalización de amplias franjas de la juventud explotada y oprimida.

Todavía es prematuro para sacar todas las conclusiones del alcance de los acontecimientos: hay que hacer un seguimiento hora a hora del curso de la rebelión y rodearla de solidaridad internacionalista. Mucho de las futuras luchas en el resto del mundo pueden estar poniéndose en juego en estos días en los Estados Unidos.

El de Estados Unidos es tal vez el régimen político más estable del mundo entero. No hay tradiciones fuertes de resolver los problemas del curso del país por fuera de los canales de contención de su democracia imperialista, de los aparatos demócrata y republicano. Por eso no hay aún una consigna, una perspectiva común de la movilización que le de un horizonte inmediato claro.

La perspectiva tiene que ser ¡Fuera Donald Trump!

Ese descarado agente de lo más alto de las clases dominantes de los Estados Unidos, ese negacionista responsable de una política genocida frente a la pandemia, ese racista e imperialista descarado no puede estar un minuto más al frente del gobierno.



Seguir leyendo esta editorial en Izquierda Web

Información y Propuestas

Que la crisis la paguen los capitalistas,
y no los trabajadores!

Sumate a la campaña de Manuela Castañeira 2019!


Una alternativa a Macri y el Kirchnerismo

Argentina necesita un programa alternativo que rechace tanto los 10 puntos del macrismo de sumisión al FMI, como también el pacto social que proponen Alberto Fernández y el kirchnerismo, el cual no es más que una herramienta que siempre se ha utilizado para que los trabajadores paguen la crisis.

Durante la campaña vamos a plantear la ruptura con el FMI, el no pago de la deuda externa, la legalización del aborto y la prohibición de despidos y suspensiones, entre otras propuestas.

Frente al fracaso de Macri y a la coalición conservadora que propone Alberto Fernández, la izquierda tiene que unirse para ser alternativa con un programa anticapitalista de ruptura con el FMI!



Para que la crisis la paguen los capitalistas
hay que afectar sus intereses

Por eso proponemos:

1. Ruptura con el FMI y no pago de la deuda externa.
2. Aumentar salarios y jubilaciones al nivel de la canasta familiar, indexados mensualmente según la inflación.
3. Prohibir por ley despidos y suspensiones, y estatizar bajo control de sus trabajadores toda empresa que cierre.
4. Hace falta un férreo control de precios y abastecimientos para acabar con las remarcaciones. Retrotraer las tarifas de los servicios públicos a valores del 2016.
5. Eliminar el impuesto al salario y los impuestos al consumo popular (IVA). Aplicación de impuestos directos a la riqueza, las grandes propiedades, la banca y las exportaciones agrarias e industriales (retenciones).
6. Hay que terminar con la precarización laboral de la juventud. Pase a planta permanente y reincorporación de todos los despedidos bajo el macrismo.
7. Por el derecho al aborto en el hospital público. Basta de femicidios y violencia hacia las mujeres, travestis y transexuales.
8. Triplicación de los presupuestos para salud y educación.
9. Basta de dirigentes atornillados en los sindicatos desde hace años. Vamos por la democracia sindical.
10. El pueblo tiene que decidir qué hacer con el FMI y qué medidas tomar para salir de la crisis: vamos por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana.
11. Que gobiernen los que nunca lo hicieron: los trabajadores y la izquierda.

_

Quién es Manuela Castañeira?

Mi nombre es Manuela Castañeira, soy Licenciada en Sociología, egresada de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y trabajadora no docente.

Me considero socialista y feminista. Mi compromiso es defender los derechos de los trabajadores, las mujeres y los jóvenes.

Soy precandidata a presidente en 2019 por el Nuevo MAS.

_

Una compañera luchadora

Para las elecciones nuestro partido ha nominado a Manuela Castañeira como precandidata a presidenta. Se trata de una compañera luchadora proveniente del movimiento de mujeres y una de las pocas mujeres candidatas a la presidencia para esta elección.

Aunque es muy joven, tiene tras de sí una larga trayectoria de lucha junto a los trabajadores, las mujeres y la juventud, y vemos su candidatura como un gran aporte para renovar y fortalecer a la izquierda.
La hemos visto el 13J y el 8A luchando por el derecho al aborto, en Los paros generales enfrentando La represión policial, apoyando todas Las Luchas de tos trabajadores (Pilkington, C5N, Clarín, el Hospital Posadas), de los estudiantes por la educación y tantas otras.
También La hemos visto debatiendo en la televisión defendiendo siempre a los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Los Trabajadores

Es necesaria una alternativa de izquierda. Queremos intervenir con un programa claro que defienda a los trabajadores y al empleo, a las mujeres y a la pelea por la legalización aborto, al futuro de la juventud a través de la educación, la cultura y el deporte.

_
_

Las Mujeres

Las mujeres, y la sociedad en su conjunto, avanzamos en la pelea por nuestros derechos.
Estamos contra la violencia de género y a favor del aborto legal en hospitales públicos.
Exigimos trabajo genuino y queremos que se termine con las redes de trata y explotación sexual.

_
_

La Juventud

Es nuestro futuro y necesitamos terminar con la precarización laboral.
Pase a planta de todos los trabajadores jóvenes. A igual tarea igual salario.
Ampliación del presupuesto para educación pública y salud pública.

_
_


Estemos en Contacto!

Contactá con nosotros

-

Sumate a Manuela Castañeira!

Ponete en contacto con nosotros para ser parte de esta gran campaña.

_