• Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira

Precandidata a Presidente 2019

Con la fuerza de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Una de Nosotros



Hay que sacarse al Fondo de encima


por Martín Primo

Editorial de la semana en Izquierda Web


La realidad económica post PASO en la Argentina es un caos. Luego de la mega devaluación que siguió al resultado electoral del 11 de agosto, el gobierno nacional creyó haber ganado tiempo de calma a costa de hacer rodar la cabeza del hasta entonces Ministro de Economía Nicolás Dujovne y de haber pactado con Alberto Fernández las condiciones de un armisticio. Al mismo tiempo, Alberto Fernández se solazaba conque dicha devaluación hubiese corrido a cargo de Macri y él se limitaba a hacer la plancha y disfrutar que un dólar cercano a los 60$ le garantizaba una caída del salario obrero sin costo político. En solo siete días después de las elecciones tanto unos como los otros querían creer que el cimbronazo había pasado y que ahora solo faltaba esperar octubre.

Hay que ver como son las cosas. Las falsas ilusiones son tan atrayentes que hasta algunos sectores del gobierno alucinados por efluvios tan tóxicos se creyeran que podían dar vuelta la elección y pasaron toda la semana haciendo cursos de matemática avanzada para calcular qué tenía que pasar y cómo se deberían dar las cosas para que Mauricio Macri renovara su mandato. Y así las cosas, ocurrió lo que tenía que ocurrir: el sábado 24 de abril el gobierno organizó una concentración en apoyo propio, y como no podía ser de otro modo, creyó escuchar las trompetas de su propia resurrección cuando lo que realmente sonaban eranlas campanas del réquiem.

Un fantasma recorre Argentina, el fantasma del FMI

Pero luego de tanta intoxicación de alegría devino el bajón. Es que el mismo sábado que el gobierno reunía a sus fieles en varias plazas del país, sobrevolaba sobre Buenos Aires el avión que traía a la misión del FMI, que vino con el objetivo de evaluar las medidas anunciadas por Macri la semana pasada y, ante todo, hablar con Alberto Fernández para comprometer a este como condición previa para liberar un nuevo tramo del préstamo del FMI por 5.400 millones de dólares.

El planteo del FMI es en el fondo muy sencillo: más allá de que Argentina haya cumplido en el primer semestre los objetivos de ajuste y caída del déficit fiscal primario, las medidas desesperadas que anunció Macri luego del mazazo que supuso el resultado electoral en las PASO son la muestra de que el gobierno argentino no cumplió con el acuerdo “stand by” firmado por el exministro Dujovne; por otro lado, Alberto Fernández no deja de afirmar que el país está virtualmente en default y que dicho acuerdo es impagable y que hay que renegociarlo. Así las cosas, el acuerdo con el FMI está prácticamente caído, o derrumbándose de manera irremediable. Si esto es así, no es tan sencillo para el FMI entregar 5400 millones de dólares. Por lo menos si no hay nuevas garantías.

En este marco es en el que hay que encuadrar la visita de la misión del Fondo. En concreto, vino a subordinar tanto a Macri como a Fernández a los criterios de un nuevo acuerdo pero de un carácter cualitativamente distinto. El gobierno de Macri había pactado un acuerdo “stand by” por 57.000 millones de dólares por cinco años que suponía un control general de las cuentas del país por parte del FMI con el objetivo de garantizar la devolución del préstamo; la caída de este acuerdo “stand by” supone que Argentina pase a un acuerdo de “facilidades extendidas”.

La principal diferencia de este tipo de acuerdo es que a cambio de alargar los plazos de pago (generalmente en unos diez años) el Fondo exige no solo un control mucho más riguroso de las cuentas del Estado, sino también la aprobación de reformas estructurales como la reforma laboral, la reforma previsional y la reforma impositiva.

Por parte de Macri las conversaciones con el Fondo no tienen mayores dificultades, en primer lugar porque es un “pato rengo” que tiene los días contados y por lo tanto, en realidad, nadie espera demasiado de él. Sus objetivos son muy de mínima y más bien sencillos: bajo el argumento de que cumplió con el ajuste durante el primer semestre del año pretende que el FMI destrabe los 5400 millones de dólares y con eso aguantar las chapas hasta las elecciones de octubre y lograr terminar su mandato de forma tal de poder quedar en pie como una fuerza de oposición.

Pero el panorama para Alberto Fernández es bastante más complejo. El FMI le reconoció que con el resultado de las PASO él era virtualmente el nuevo Presidente de la Nación, y que ellos esperaban un compromiso manifiesto en favor de estas reformas estructurales. El problema de Alberto es que su virtual presidencia aun no es real y que para dar ese paso cualitativo debe refrendar el resultado de agosto en las elecciones de octubre. Para lograr ese fin es contraproducente comprometerse a aplicar las reformas laboral, previsional e impositivaantes de la elección. Que en todo caso, hasta entonces,es solo un candidato más por lo tanto el responsable de acordar y comprometerse es el presidente en ejercicio Mauricio Macri.

Una negociación que actualiza la crisis

Así las cosas la reunión del lunes entre Alberto Fernández y su equipo con los representantes del FMI fue la campana de largada de una negociación virtual. Por un lado, el FMI extorsiona tanto a Macri como a Fernández con no liberar los 5400 millones de dólares y dejar a la Argentina expuesta a un default. Por su parte, Alberto Fernández parece no estar dispuesto a que le adelanten el calendario y que lo obliguen a capitular antes de haberse consagrado oficialmente como presidente. Eso es lo que explica el virulento comunicado de prensa a propósito de la reunión con el FMI que publicó el equipo de Fernández el mismo lunes en donde hace corresponsables a Macri y al FMI de la crisis que vive el país por haber permitido que el préstamo otorgado por dicho organismo se haya dilapidado en financiar la fuga de capitales. Y que debe ser el actual presidente quien debe iniciar cuanto antes la renegociación con el FMI del plan de facilidades extendidas.

Sin lugar a dudas el comunicado del candidato del Frente de Todos es en un 99,9% una impostura cuyo objetivo es posponer toda definición y compromiso con el FMI hasta después de las elecciones y de paso apropiarse de la bandera de denuncia al Fondo. De hecho, la semana pasadaGuillermo Nielsen, principal referente económico de Fernández y uno de quienes acompañaron al candidato kirchnerista a la reunión con el FMI, había afirmado que avanzar con la reforma previsional no era sencillo porque Macri “había quemado” esa posibilidad en las jornadas del 14 y 18 de diciembre de 2017, pero que los sindicatos “ya estaban avisados” de su intención de avanzar con la reforma laboral mediante las modificaciones de los contratos colectivos de trabajo.

En definitiva la resultante de este minué entre el FMI y Fernández fue que desde la apertura de los bancos el día martes se vivió una nueva disparada del dólar que llevó al billete verde desde los 57 pesos en que había cerrado el lunes a los 60 pesos el miércoles, disparó el riesgo país por encima de los 2100 puntos y obligó al banco central a vender más de 669 millones de dólares de las reservas en dos días. Todo esto en un contexto en donde la mega devaluación de hace quince días, transformada en inflación, ya empieza a sentirse fuerte en los precios.

Seguir leyendo esta editorial en Izquierda Web

Información y Propuestas

Que la crisis la paguen los capitalistas,
y no los trabajadores!

Sumate a la campaña de Manuela Castañeira 2019!


Una alternativa a Macri y el Kirchnerismo

Argentina necesita un programa alternativo que rechace tanto los 10 puntos del macrismo de sumisión al FMI, como también el pacto social que proponen Alberto Fernández y el kirchnerismo, el cual no es más que una herramienta que siempre se ha utilizado para que los trabajadores paguen la crisis.

Durante la campaña vamos a plantear la ruptura con el FMI, el no pago de la deuda externa, la legalización del aborto y la prohibición de despidos y suspensiones, entre otras propuestas.

Frente al fracaso de Macri y a la coalición conservadora que propone Alberto Fernández, la izquierda tiene que unirse para ser alternativa con un programa anticapitalista de ruptura con el FMI!



Para que la crisis la paguen los capitalistas
hay que afectar sus intereses

Por eso proponemos:

1. Ruptura con el FMI y no pago de la deuda externa.
2. Aumentar salarios y jubilaciones al nivel de la canasta familiar, indexados mensualmente según la inflación.
3. Prohibir por ley despidos y suspensiones, y estatizar bajo control de sus trabajadores toda empresa que cierre.
4. Hace falta un férreo control de precios y abastecimientos para acabar con las remarcaciones. Retrotraer las tarifas de los servicios públicos a valores del 2016.
5. Eliminar el impuesto al salario y los impuestos al consumo popular (IVA). Aplicación de impuestos directos a la riqueza, las grandes propiedades, la banca y las exportaciones agrarias e industriales (retenciones).
6. Hay que terminar con la precarización laboral de la juventud. Pase a planta permanente y reincorporación de todos los despedidos bajo el macrismo.
7. Por el derecho al aborto en el hospital público. Basta de femicidios y violencia hacia las mujeres, travestis y transexuales.
8. Triplicación de los presupuestos para salud y educación.
9. Basta de dirigentes atornillados en los sindicatos desde hace años. Vamos por la democracia sindical.
10. El pueblo tiene que decidir qué hacer con el FMI y qué medidas tomar para salir de la crisis: vamos por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana.
11. Que gobiernen los que nunca lo hicieron: los trabajadores y la izquierda.

_

Quién es Manuela Castañeira?

Mi nombre es Manuela Castañeira, soy Licenciada en Sociología, egresada de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y trabajadora no docente.

Me considero socialista y feminista. Mi compromiso es defender los derechos de los trabajadores, las mujeres y los jóvenes.

Soy precandidata a presidente en 2019 por el Nuevo MAS.

_

Una compañera luchadora

Para las elecciones nuestro partido ha nominado a Manuela Castañeira como precandidata a presidenta. Se trata de una compañera luchadora proveniente del movimiento de mujeres y una de las pocas mujeres candidatas a la presidencia para esta elección.

Aunque es muy joven, tiene tras de sí una larga trayectoria de lucha junto a los trabajadores, las mujeres y la juventud, y vemos su candidatura como un gran aporte para renovar y fortalecer a la izquierda.
La hemos visto el 13J y el 8A luchando por el derecho al aborto, en Los paros generales enfrentando La represión policial, apoyando todas Las Luchas de tos trabajadores (Pilkington, C5N, Clarín, el Hospital Posadas), de los estudiantes por la educación y tantas otras.
También La hemos visto debatiendo en la televisión defendiendo siempre a los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Los Trabajadores

Es necesaria una alternativa de izquierda. Queremos intervenir con un programa claro que defienda a los trabajadores y al empleo, a las mujeres y a la pelea por la legalización aborto, al futuro de la juventud a través de la educación, la cultura y el deporte.

_
_

Las Mujeres

Las mujeres, y la sociedad en su conjunto, avanzamos en la pelea por nuestros derechos.
Estamos contra la violencia de género y a favor del aborto legal en hospitales públicos.
Exigimos trabajo genuino y queremos que se termine con las redes de trata y explotación sexual.

_
_

La Juventud

Es nuestro futuro y necesitamos terminar con la precarización laboral.
Pase a planta de todos los trabajadores jóvenes. A igual tarea igual salario.
Ampliación del presupuesto para educación pública y salud pública.

_
_


Estemos en Contacto!

Contactá con nosotros

-

Sumate a Manuela Castañeira!

Ponete en contacto con nosotros para ser parte de esta gran campaña.

_