• Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira

Manuela Castañeira referente del Nuevo Mas

Tenemos la responsabilidad de presentar una alternativa.
Un plan B para que ganen los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Un plan de emergencia para dar vuelta las cosas, para mostrar que no siempre tiene que ser igual,
que ganen ellos y nosotros perdamos.


_
_

Macri nos lleva de vuelta al FMI
Una crisis que recién empieza

Editorial de la semana en Nuevo MAS


“(…) la respuesta del Fondo se pareció al alivio de volver a respirar después de ser arrasado por una ola gigante. Pero no había nada que festejar. Los efectos secundarios y los costos resultarían inevitables. Si lo del ajuste salvaje era un suicidio político, recurrir al FMI no sería incruento, dada la historia todavía viva en la memoria colectiva” (Claudio Jacquelin, 09/05/17).

La corrida del dólar ha desatado la crisis más grave del gobierno de Macri. Luego de dos años y medio implementando un plan de liberación de la economía, de intentar ataques reaccionarios, la devaluación del peso abrió una crisis de conjunto: económica y política a la vez.

En el fondo, los eventos de estos días no son más que el efecto retardado de las jornadas de diciembre, cuando frente al “reformismo permanente” que pretendía Macri, los trabajadores movilizados a la Plaza Congreso le volvieron a recordar que esta Argentina sigue siendo, en cierta medida, la de diciembre del 2001; un país que no tiene sus relaciones de fuerzas saldadas.

El gobierno de Cambiemos quedó así entre la espada y la pared: entre un ajuste que no ha podido ir hasta el final –de ahí el mentado “gradualismo”- y un movimiento de masas que, a pesar de los planchazos de la CGT y los k, encuentra la manera de reaccionar cuando siente que está en juego algo esencial.

Así fue en el terreno democrático cuando el fracaso del 2 por 1 a los genocidas. Pero sobre todo en las jornadas de diciembre pasado, que, si no lograron parar el descuento jubilatorio, postergaron el tratamiento de la contrarreforma laboral.

El gobierno ha optado por volver al FMI. Sostiene que “vamos con nuestro plan”; “que el fondo no nos va a imponer nada” … Pero eso no se lo creen ni ellos: la vuelta al Fondo significa un nuevo encadenamiento del país a los organismos internacionales, a la deuda externa. Si el fondo “presta” algo es creándose siempre las condiciones para volver a cobrar; de ahí las condicionalidades.

Por más humo que quieran vender Macri, Marcos Peña y Dujovne, se viene un enorme ajuste económico. El mismo ya está en curso con una de las tasas más altas del mundo (40%). Al mismo tiempo, el dólar no frena su escalada: hoy superó los $23.

Es que a los mercados no les agrada la insistencia del gobierno en el supuesto “gradualismo”: quieren que Macri se decida por el ajuste brutal.

La combinación de tasas altas y dólar alto lleva la economía al peor de los mundos: recesión más inflación.

Pero no hay que aceptar la naturalización del ajuste que pretende el macrismo. Tampoco la estrategia de la oposición de reducir todo al debate parlamentario. Hay que imponerle a la CGT la convocatoria a un paro general activo, pero no para después del veto presidencial, sino antes; un paro general que derrote el ajuste tarifario.

Tiene que ser la población trabajadora la que opine sobre la salida para el país. No puede ser que todo se decida entre las cuatro paredes de Casa Rosada; que el Congreso sirva solamente para “discutir”.

No se puede esperar al 2019. Al ajuste hay que derrotarlo en las calles imponiendo un plan económico al servicio de los trabajadores. La población tiene derecho a decidir.

El plan económico fracasó

El plan económico se encuentra en una grave crisis. Los fundamentos de esta crisis son tanto de coyuntura como estructurales.

Coyunturalmente, el detonante vino por el lado externo: al endurecerse las condiciones de financiamiento, un país expuesto a la deuda como la Argentina, no podía dejar de sufrir. El temor frente a las insuficientes condiciones de repago, un déficit comercial histórico, una no menos histórica fuga de divisas, son algunos de los elementos que dieron lugar a la corrida.

El país no genera divisas genuinas: ahí está todo el misterio de la corrida[1]. Para colmo, el gobierno desfinanció al Estado sin generar un flujo de ingresos de igual magnitud.

Ajusto, sí. Pero la cuenta de haberle quitado retenciones al agro y la industria, a la minería, haber reducido las cargas patronales, haberle pagado a los fondos buitres y toda una serie de medidas en favor de los capitalistas, no alcanzó a ser cubierta mediante el actual nivel de exacción a los trabajadores y sectores populares: “(…) lo que cuenta para el Fondo y los mercados es la capacidad de repago de la deuda soberana, medida en términos de ingresos genuinos de divisas por exportaciones e inversión directa. Que a su vez se relaciona con el tipo de cambio real y la competitividad de la economía” (Néstor Scibona, La Nación, 9/05/18).

Parte de estas exacciones, claro está, son la reducción de jubilaciones que logró imponer en diciembre; también los aumentos tarifarios brutales. Pero el gobierno no ha podido llevar adelante el ajuste todo lo que hubiera querido. Un dato a no perder de vista es la acometida que se viene por leyes laborales; seguramente será una de las “condicionalidades” que plantee el Fondo.

El desacople entre las medidas favorables a los capitalistas y un ajuste que todavía no es todo lo profundo que se quisiera, es el que ha dado lugar a la multiplicación del endeudamiento; un endeudamiento que en solo dos años aumentó por 60 mil, 70 mil u 80 mil millones de dólares (siquiera se sabe exactamente por cuanto); una enormidad.

El país no está generando divisas genuinas; solo llegan “capitales golondrina” que son los primeros que huyen ante el menor temblor[2]. El déficit comercial es brutal: ¡una aberración en este terreno es que se están importando 500.000 autos de gama media y alta por año! Los precios agrícolas se mantienen relativamente altos, pero lejos de la década pasada. Y si a esto se le agrega los efectos de la sequía, aquí también los números vienen mal.

Seguir leyendo esta editorial en Nuevo Mas

Información y Propuestas

Que ganen los trabajadores, las mujeres y la juventud!

La izquierda renueva sus fuerzas, súmate a la Izquierda al Frente por el Socialismo.


Ni Macri, Ni el kirchnerismo

Ha quedado claro que Macri gobierna para los ricos. Por otra parte, el kirchnerismo, que gobernó durante 12 años y no realizó ningún cambio estructural en el país, no es alternativa.

Desde Izquierda al Frente por el Socialismo nos proponemos como una alternativa superadora a todas las variantes patronales.

Frente al ajuste macrista (Plan A), levantamos un Plan B para que ganemos los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Prohibir las suspensiones y los despidos, terminar con la precarización laboral garantizando empleo genuino para la juventud, #niunamenos con presupuesto para las mujeres que son víctimas de violencia y garantizar el acceso a la cultura y la educación.
Queremos que paguen los empresarios, por eso proponemos un impuesto a las riquezas, a las grandes extensiones de tierras y los grandes inmuebles.

Abajo la represión a la protesta social. Ninguna impunidad a los genocidas de la dictadura militar.
Abajo la burocracia sindical, vamos por democracia de las bases.

_

Sobre Mi

Mi nombre es Manuela Castañeira, soy Licenciada en Sociología, egresada de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y trabajadora no docente.

Nací en Paraná, Entre Ríos, y actualmente resido en la localidad de Sarandí, Provincia de Buenos Aires.

Me considero socialista y feminista. Mi compromiso es defender los derechos de los trabajadores, las mujeres y los jóvenes.

Soy precandidata a Diputada Nacional en la provincia de Buenos Aires por la Izquierda al Frente por el Socialismo.

_

Los Trabajadores

Vamos por un 35% de aumento del salario y prohibición de despidos y suspensiones.
Que toda empresa que quiera cerrar sea estatizada.
Que se elimine el impuesto al trabajo, que es un falso impuesto a las ganancias.

_
_

Las Mujeres

Las mujeres, y la sociedad en su conjunto, avanzamos en la pelea por nuestros derechos.
Estamos contra la violencia de género y a favor del aborto legal en hospitales públicos.
Exigimos trabajo genuino y queremos que se termine con las redes de trata y explotación sexual.

_
_

La Juventud

Es nuestro futuro y necesitamos terminar con la precarización laboral.
Pase a planta de todos los trabajadores jóvenes. A igual tarea igual salario.
Triplicación del presupuesto para educación pública y salud pública.

_
_


Estemos en Contacto!

Contactá con nosotros

-

Sumate a la Izquierda al Frente!

Ponete en contacto con nosotros para ser parte de esta gran campaña.