• Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira

Manuela Castañeira 2019

Vamos por una alternativa para los trabajadores, las mujeres y la juventud.
Vamos por la unidad de la Izquierda!


Macri nuevamente en la cuerda floja


por Roberto Sáenz

Editorial de la semana en Izquierda Web


“Los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletarios en que, por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía, representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto. A la hora de la acción, los comunistas son, pues, el sector más resuelto de los partidos obreros de todos los países, el sector que siempre impulsa adelante a los demás; en el aspecto teórico, tienen sobre el resto del proletariado la ventaja de su clara visión de las condiciones, la marcha y los resultados generales del movimiento proletario”. (Manifiesto Comunista)

El gobierno de Macri sigue a los tumbos. Pasados los meses de verano en los cuales la dinámica de la crisis pareció “anestesiarse”, las dos corridas contra el peso de las últimas semanas devolvieron al gobierno a la realidad.

La situación económica es gravísima: el último dato es que el uso de la capacidad instalada es el más bajo desde el 2002. Por su parte, el empresariado está insistiendo en que próximamente comenzarán los despidos masivos si la producción no repunta.

En el terreno político la crisis de Cambiemos es cada vez más profunda. La última novedad es que irá dividido en Córdoba, provincia en la cual Macri había obtenido su mayor votación en el 2015.

Mientras tanto, la burocracia sindical y los K siguen haciendo la plancha, insistiendo en postergarlo todo a octubre. Y si no hay grandes peleas sindicales, de todas maneras la vitalidad de los movimientos de lucha se hace valer, por ejemplo, en la inmensa jornada del 8 de Marzo pasado, que solamente en CABA congregó 300.000 personas por el derecho al aborto.

Simultáneamente, están en curso importantes peleas de vanguardia de los trabajadores, como la Pilkington, uno de los símbolos nacionales de la resistencia a los despidos, como así también se están poniendo en marcha los trabajadores de FATE ante la amenaza de cesantías masivas.

Dentro de este panorama el frente único de la izquierda en las luchas y las elecciones sigue pendiente; estocomo subproducto de la cerrada negativa del FIT a salir de su lógica ombliguística y porotera.

De cualquier manera, las posibilidades para nuestro partido se multiplican, como ha podido apreciarse en las columnas que desde Las Rojas pusimos en pie el viernes pasado.Razón de más para redoblar los esfuerzos para poner en pie grandes columnas partidarias en la movilización del domingo 24 de Marzo en el 43° aniversario del golpe militar.

La crisis de la moneda nacional

Ni aun con el respirador artificial del FMI la situación económica mejora. Peor aún: las últimascorridas contra el peso han puesto en alerta a los operadores de que este “plan económico”, armado de apuro, no es más que un parche que está a punto de romperse por los cuatro costados.

El país está ensemidefault: las obligaciones externas se afrontan con los dólares que está girando el FMI (a fin de mes llegarían otros 10.000 millones de dólares), pero el país no está generando un solo dólar de superávit genuino.

Aun con el derrumbe de la producción y el consumo, el superávit comercial sigue siendo exiguo.Además, las inversiones externas son exclusivamente financieras: ante la primera amenaza contra el peso vuelven a escaparse del país desarmando sus posiciones.

Las medidas de urgencia a las que apela el gobierno tienen efectos cada vez más irracionales. Para contener un dólar incontenible, se aumentan estratosféricamente las tasas de interés (están nuevamente cerca del 60%).

Aumentando las tasas se mata el crecimiento, lo que a la vez da lugar al parate histórico de la industria ya señalado y a la eventualidad de una multiplicación de los despidos.

Sin embargo, aun así el dólar ha alcanzado un nuevo piso en torno a los $42/43. Lo que por otra parte es “lógico”, porque la banda superior acordada con el FMI es hoy una cotización del dólar de $50 (otra aberración),valor recién al cual el BCRA está autorizado a vender dólares para parar la escalada[1].

En este contexto un dólar futuro que se esperaba para finales del 2019 en $48 se está negociando a $56, todo lo cual no hace más que aumentar sideralmente las expectativas de inflación. Si la misma se calculó en octubre algo en torno al 23% para el 2019, esta cifra ha quedado ya arrasada por la realidad, y a estas horas lo menos que se puede esperar para este año es el 40% de inflación…

Así las cosas, cada medida que se toma tiene efectos contradictorios en otro sentido: la situación es la de una economía marcada por una recesión cada vez más profunda y un cuadro inflacionario cada vez más grave: la llamada “estanflación”, inflación con recesión, que es como si se conjugaran en una sola las crisis de 1989 y la del 2001(aunque no se ha llegado hoy todavía a la gravedad de esos momentos).

De este análisis podrían desprenderse varios elementos, entre ellos lo “inexplicable” que significa para el gobierno el hecho que las inflaciones conjugadas de los meses de enero y febrero hayan sumado más del 6% y que esto haya ocurrido aún a pesar del apretón monetario; el sistemático retiro de pesos de la economía, entre otras medidas.

El efecto concreto de esta dinámica inflacionaria imparable que el gobierno ha alimentado con la dolarización de los servicios públicos y muchísimos precios de la economía, es que no hay precios.

La falta de precios es gravísima y se nota todos los días cuando los trabajadores van a hacer compras y no saben con qué se encontrarán. Cuando la inflación roza el 50% anual (como ha sido el caso del 2016 y nuevamente el 2018 y seguramente también este 2019), cuando la devaluación el 2016 ya fue elevada y en el 2018 alcanzó el 110% (¡la inflación más elevada del mundo!), cuando se viven nuevas corridas y la devaluación de la moneda comienza nuevamente a escalar, cuando, simultáneamente, para cubrirse y hacerse la América, los formadores de precios quieren que los suyos alcancen y/o se mantengan a valor dólar, cuando el propio gobierno dolariza las tarifas, los precios de la medicina pre-paga, etcétera, a lo que se llega es a una carrera sin fin donde la economía no tiene precios.

Una economía sin precios, un peso que se devalúa sin fin, se transforman rápidamente en desasosiego y crisis política. Y esto ocurre, entre otras razones, porque el dinero es una categoría no sólo económica sino también política. A priori, es solamente económica en el sentido que la moneda es el medio universal del intercambio de productos. Pero en la medida que se trata de una moneda nacional, es decir, consagrada por el Estado que es el que controla su emisión, toda crisis profunda de la moneda nacional es también una crisis política(una crisis de desgobierno).

Cuando la economía se queda sin precios amenaza con una hiperinflación. No es que estemos al borde de la misma ahora mismo en la Argentina. Pero el hecho es que incluso en medio de una recesión que se profundiza, los precios no encuentran un techo, no paran de aumentar.

La economía sin precios en la cual nos estamos introduciendo es un alegato contra la marcha del gobierno. Un desarrollo concreto de los acontecimientos que, de profundizarse, incluso en un año electoral, podrían poner sobre la mesa nuevamente la hipótesis de una salida anticipada de Macri, aun si está claro que ninguno de los actores de los de arriba lo quiere, aun si muchos trabajadores y trabajadoras que odian a Macri opinan que a esta altura “es más realista sacarlo en las próximas elecciones”.

En todo caso, la dinámica dependerá del desarrollo concreto de la crisis económica más que de ningún otro factor.

Seguir leyendo esta editorial en Izquierda Web

Información y Propuestas

Que ganen los trabajadores, las mujeres y la juventud!

La izquierda renueva sus fuerzas, súmate a la Izquierda al Frente por el Socialismo.


Ni Macri, Ni el kirchnerismo

Ha quedado claro que Macri gobierna para los ricos. Por otra parte, el kirchnerismo, que gobernó durante 12 años y no realizó ningún cambio estructural en el país, no es alternativa.

Desde Izquierda al Frente por el Socialismo nos proponemos como una alternativa superadora a todas las variantes patronales.

Frente al ajuste macrista (Plan A), levantamos un Plan B para que ganemos los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Prohibir las suspensiones y los despidos, terminar con la precarización laboral garantizando empleo genuino para la juventud, #niunamenos con presupuesto para las mujeres que son víctimas de violencia y garantizar el acceso a la cultura y la educación.
Queremos que paguen los empresarios, por eso proponemos un impuesto a las riquezas, a las grandes extensiones de tierras y los grandes inmuebles.

Abajo la represión a la protesta social. Ninguna impunidad a los genocidas de la dictadura militar.
Abajo la burocracia sindical, vamos por democracia de las bases.

_

Sobre Mi

Mi nombre es Manuela Castañeira, soy Licenciada en Sociología, egresada de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y trabajadora no docente.

Nací en Paraná, Entre Ríos, y actualmente resido en la localidad de Sarandí, Provincia de Buenos Aires.

Me considero socialista y feminista. Mi compromiso es defender los derechos de los trabajadores, las mujeres y los jóvenes.

Soy precandidata a Diputada Nacional en la provincia de Buenos Aires por la Izquierda al Frente por el Socialismo.

_

Los Trabajadores

Vamos por un 35% de aumento del salario y prohibición de despidos y suspensiones.
Que toda empresa que quiera cerrar sea estatizada.
Que se elimine el impuesto al trabajo, que es un falso impuesto a las ganancias.

_
_

Las Mujeres

Las mujeres, y la sociedad en su conjunto, avanzamos en la pelea por nuestros derechos.
Estamos contra la violencia de género y a favor del aborto legal en hospitales públicos.
Exigimos trabajo genuino y queremos que se termine con las redes de trata y explotación sexual.

_
_

La Juventud

Es nuestro futuro y necesitamos terminar con la precarización laboral.
Pase a planta de todos los trabajadores jóvenes. A igual tarea igual salario.
Triplicación del presupuesto para educación pública y salud pública.

_
_


Estemos en Contacto!

Contactá con nosotros

-

Sumate a la Izquierda al Frente!

Ponete en contacto con nosotros para ser parte de esta gran campaña.