• Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira
  • Manuela Castañeira

Necesitamos un proyecto desde abajo,
socialista y de izquierda!

Con la fuerza de los trabajadores, las mujeres y la juventud.



Tendencias al desborde
en medio del contagio y el reclamo

Nota especial en Izquierda Web


Presentamos a continuación el informe de la última reunión de la Dirección Nacional de nuestro partido realizada el pasado domingo 11 de abril. El texto ha sido levemente editado y actualizado para su publicación luego de las recientes medidas anunciadas por el gobierno.

La primera definiciones que arrancó con fuerza la segunda ola. Es difícil precisar, específicamente, el conjunto de causas que están detrás de esta escalada, pero lo más importante de momento es entender que la misma está creciendo de manera exponencial, impactando también donde durante el año pasado había impactado menos (y donde, eventualmente, hay menos inmunización y el contagio puede ser más exponencial aun).

En esta segunda oleada, sin embargo, difícilmente se reproduzcan, tal cual, los eventos del año pasado. La misma impacta sobre una nueva coyuntura más dinámica, donde al tiempo que debemos luchar contra el contagio, se trata de defender las luchas en curso y el derecho a la movilización, luchas que tienen, en estos momentos, un centro en la histórica pelea de los “Elefantes” autoconvocados en Neuquén.

Por lo demás, contra el carácter social-liberal y reaccionario (anti socialización) que tienen las medidas gubernamentales, nos preocupa tener en cuenta en nuestra política y programa, tanto la salud física como mental de los trabajadores y la juventud; tanto los cuidados sanitarios y los protocolos como los derechos de socialización. Así como también formular un claro programa de medidas contra el ajuste económico denunciando que el gobierno y la oposición patronal nos quieren imponer medidas de control social para garantizar que los empresarios sigan haciendo sus negocios, para imponer el ajuste y sostener el pago de la deuda al FMI y demás acreedores.

En síntesis: difícilmente la actual escalada signifique una repetición tal cual de los acontecimientos del 2020. Estamos en un “choque de trenes” entre la escalada del contagio, la dinamización de la coyuntura, un gobierno, patronal y burocracia que quieren imponer medidas de “cuarentena parcial” con un criterio reaccionario y no progresista. Esto en un contexto donde se aprecian elementos de desborde en el gobierno de Alberto Fernández que anteriormente no se observaron y, como elemento nuevo, muchísima más bronca social y espacio para presentar un programa alternativo desde la izquierda (y no solo desde la derecha).

Esto nos lleva precisar el carácter de las medidas que está tomando el gobierno. El mismo no ha tenido un tratamiento negacionista de la pandemia como los casos de Trump o Bolsonaro. Pero el año pasado, al menos al comienzo-y sin perder de vista que la cuarentena es una medida medieval subproducto de la barbarie sanitaria capitalista-, la manera en que se aplicó la misma fue con concesiones al movimiento de masas; con asistencia económica estatal, aun si esta fue mínima. Este año la cosa es completamente distinta: el gobierno va in crescendo las medidas de cuarentena con ajuste donde no está dispuesto a dar ninguna asistencia, donde quiere sostener los compromisos con el FMI contra viento y marea, y donde le echa la culpa a la sociedad y los jóvenes por el contagio; donde se quiere hacer que las personas vayan “de la casa al trabajo y del trabajo a la casa” y cerrar toda la vida social de los trabajadores y la juventud así como, por elevación, cerrar la conflictividad. Es decir: el gobierno ensaya un combo de medidas neoliberales y de más control social sin una sola concesión al movimiento de masas.

Hace un año, en medio del espanto del inicio de una pandemia mundial inesperada, cerraron mayormente todo, mandaron a la gente a la casa y hubo asistencia, aunque sea muy limitada, pero la hubo económica y social (más allá del desastre que hicieron, por ejemplo, en materia educativa, abandonándola y ajustándola a lo largo de todo un año[1]). Hubo concesiones al movimiento de masas en medio del espanto y del contagio (concesiones miserables, entiéndase bien, pero concesiones al fin[2]). En este momento el tratamiento es completamente distinto: un tratamiento más bien reaccionario donde se manda a la gente a contagiarse en los trabajos sin aumentar la frecuencia del transporte y se le echa a la culpa a la sociedad y a los jóvenes que por su “mal” comportamiento la curva habría escalado…

Aquí hay, entonces, dos elementos respecto de las medidas del gobierno. Por un lado, se condena la vida social: hay un ataque muy grande a la juventud y a la socialización en general. Además, hay que prepararse para un tratamiento más autoritario por parte de los gobiernos nacional, provinciales y municipales. No hay que descartar que, eventualmente, se decreten toques de queda por las noches y los fines de semana así como, lamentablemente, más casos como los de Facundo Castro (cosas que ocurren cuando se les “suelta la cadena” a los policías…)[3].

Y, por el otro, un esfuerzo desesperado del gobierno por imponer una cuarentena con ajuste. El año pasado el ajuste quedó un tanto desplazado. Estuvieron el IFE y el ATP, que en comparación con los paquetes de asistencia en los países imperialistas y otros fueron una miseria; pero así y todo estas concesiones “desdibujaron” un poco el ajuste[4]. Al principio, cuando el gobierno decía “primero la salud, luego la economía”, había elementos reales en su discurso. Hoy es todo verso: ahora es primero la economía y luego también la economía (y, posteriormente, arruinarle la vida social a los de abajo).

Entonces, hay una serie de diferencias importantes entre el año pasado y este, ya que la cuarentena en un primer momento tenía elementos progresistas y muchas alternativas al confinamiento no había. Hoy las medidas del gobierno no tienen nada de progresistas; incluso algunas son un poco criminales: por ejemplo, mandar a trabajar a compañeros/as que tienen comorbilidades con una sola dosis es peligroso, ya que nadie sabe a ciencia cierta qué cobertura o efectividad provee una sola dosis contra el virus. Y, además, esta medida es regresiva porque si esos compañeros siguieran de licencia, como corresponde, eso daría paso a la contratación de nuevo personal-más allá de las condiciones laborales precarias[5]-.

Seguir leyendo esta nota en Izquierda Web

Información y Propuestas

Que la crisis la paguen los capitalistas

Sumate a Manuela Castañeira


Una alternativa. Un proyecto de izquierda

La agenda política y económica del gobierno de Alberto Fernández está lejos de tener como foco las condiciones de vida de los de abajo.
A lo largo del 2020 y lo que va del 2021 el deterioro en las condiciones de vida de las y los trabajadores y los sectores populares es enorme; mientras tanto el gobierno le ha garantizado a los empresarios ganancias millonarias.

El Frente de Todos se ha hecho cargo de la deuda que contrajo Macri con el FMI y se encamina a un acuerdo con el organismo de crédito que implica reformas estructurales a cambio de ampliar los plazos de pago. Es decir: poner al país bajo la tutela del Fondo para aplicar las contrarreformas laborales y jubilatoria y desfinanciar más la salud y la educación para destinar todos esos recursos al pago de los buitres.

Mientras tanto, la inflación que este año se calcula en un 50%, deteriora aceleradamente el poder adquisitivo de los salarios: ¡Los precios vuelan! El descongelamiento de las tarifas anunciado por el gobierno para garantizarle a los capitalistas ganancias en dólares aplasta cada vez más los salarios de millones de trabajadores, que sobreviven con ingresos por debajo de la línea de pobreza o que cada vez les cuesta más llegar a fin de mes.
Los precios de los alimentos, combustibles y servicios están todos dolarizados para beneficio de los empresarios, mientras que los ingresos de los trabajadores perdieron por goleada contra la inflación del año pasado y este año el gobierno pretende que queden en un 30%.Todo esto con la complicidad de la CGT,la CTAy la dirigencia sindical tradicional que aplasta a las y los trabajadores y pretende que la crisis la paguemos los de abajo.

_
A pesar de que la Argentina produce millones de dosis para empresas farmacéuticas como Astrazeneca, el país se encuentra ante la segunda ola de la pandemia con muy bajo porcentaje de la población vacunada, lo que deja a los trabajadores y trabajadoras indefensos frente al virus. Para el gobierno, la propiedad privada de las patentes está antes que la salud de la población.
Por su parte, Juntos por el Cambio carga con la responsabilidad de haber endeudado al país por 44 mil millones de dólares, facilitando la fuga de divisas en favor de los especuladores financieros y empresarios. Los trabajadores le dijeron ¡basta! a su proyecto neoliberal el 18 de diciembre de 2017 cuando el intento frustrado de reforma jubilatoria y luego en las elecciones de 2019.

Los “libertarios” de Espert y Milei son unos derechistas reaccionarios que se presentan como “antisistema”, pero trabajan para la gran patronal. Son los “bolsonaros” argentinos que pretenden engañar a la juventud y explotar los prejuicios que dividen a la sociedad en falsas oposiciones, cuando la verdadera oposición es entre los capitalistas por un lado y los trabajadores, las mujeres y la juventud por el otro.

Necesitamos un proyecto desde abajo, socialista y de izquierda, que ponga por delante los problemas de la mayoría de la sociedad, de los que hacen funcionar al país, que somos los trabajadores y trabajadoras, como quedó demostrado a lo largo de la pandemia. Un proyecto que le dé perspectivas de futuro a la juventud, bienestar a los jubilados, y que garantice a las mujeres y a las diversidades igualdad de derechos y que termine con los femicidios. Un proyecto de izquierda que ponga el foco en las necesidades de las y los de abajo para que la crisis la paguen los capitalistas.



Vacunas para todos ya!

Estatización de las empresas que las producen y anulación de las patentes. Aumento inmediato del presupuesto de salud y de salario para el personal sanitario.
En el país se producen millones de vacunas para que las grandes empresas farmacéuticas hagan negocios mientras que en Argentina faltan vacunas. Es urgente tomar medidas de emergencia sanitaria para atenuar los efectos de la segunda ola y prevenir la propagación de las cepas que ya tienen transmisión comunitaria, como la cepa Manaos o la británica. Por eso proponemos estatizar empresas como Mabxience que produce los activos de las vacunas y que el Estado garantice los insumos para su fraccionamiento.
Proponemos la triplicación del presupuesto de Salud y el aumento inmediato del salario para el personal sanitario, financiado con impuestos a las grandes empresas y fortunas y mediante el no pago de la deuda externa.

Aumento del presupuesto para la educación

Luego de un año de pandemia quedó claro que el gobierno de Alberto Fernández no invirtió un centavo en la educación pública. Los edificios se caen a pedazos, los insumos sanitarios escasean y el proceso de educación y aprendizaje se ha deteriorado fuertemente, además de los trastornos psico-sociales que generan la falta de ámbitos de socialización en les niñes y jóvenes.
Apoyamos y alentamos la pelea de la comunidad educativa en la exigencia de construcción de aulas, escuelas y edificios, a la vez que insumos sanitarios y condiciones integrales para garantizar el acceso seguro a la educación pública y gratuita.Y también la apertura de la cursada presencial con todas las condiciones sanitarias en los primeros años de la Universidad. Proponemos la triplicación del presupuesto educativo para garantizar una educación de calidad y segura, financiado con impuestos a las grandes empresas y fortunas y mediante el no pago a la deuda externa.

_
_

Basta de femicidios

Presupuesto para combatir la violencia de género. Destitución de jueces y funcionarios que amparan a los violentos.
Durante la pandemia han crecido exponencialmente los femicidios. Hay que ponerle un freno a este flagelo. El movimiento de mujeres viene de la conquista del derecho al aborto y debemos tomar en nuestras manos la enseñanza fundamental de esta pelea: las conquistas se obtienen en las calles. Justicia por Úrsula, Ivana, Guadalupe y por todas. ¡Ni una menos!

No al pago de la deuda externa

Ruptura con el FMI. ¡Que la crisis la paguen los capitalistas!
El gobierno de Fernández y el Frente de Todos aceptaron la estafa de Macri y el FMI y encaminan el país al pago de la deuda por 44 mil millones de dólares. Por si esto fuera poco, quieren cerrar un acuerdo por diez años que implica la sumisión a los mandatos del organismo de crédito. ¡Es necesario decir basta! No podemos permitir que sigan hipotecando el futuro del país y de las futuras generaciones de trabajadores para garantizarles las riquezas a los especuladores financieros y a los organismos imperialistas.
Proponemos el No pago de la deuda externa y la ruptura con el FMI. Que todos los recursos y riquezas del país se destinen a solucionar los problemas y necesidades de los de abajo: las y los trabajadores,las mujeres y la juventud. Y que la crisis la paguen los que la generaron: los capitalistas.

Sobre Manuela Castañeira

Mi nombre es Manuela Castañeira, soy Licenciada en Sociología, egresada de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y trabajadora no docente.

Me considero socialista y feminista. Mi compromiso es defender los derechos de los trabajadores, las mujeres y los jóvenes.

_
_


Estemos en Contacto!

Contactá con nosotros

-

Sumate a Manuela Castañeira!

Ponete en contacto con nosotros para ser parte de esta gran campaña.

_